Imprimir
Categoría: Principal
Visto: 4343

Con este apartado de parroquias del Ayuntamiento da Baña, se pretende darles a conocer a los vecinos, a los viajeros y a los turistas esta tierra con su paisaje, historia, monumentos; hacer así un recorrido por cada una de las parroquias y marcar al mismo tiempo distintas rutas que acabarían en la capital, San Vicenzo.

Estamos acostumbrados a ver en nuestra parroquia determinados edificios o construciones artísticas, paisajes , que no apreciamos en su valor, quizas porque es algo rutinero, pero en realidad es nuestra riqueza en la que se guarda la memoria histórica de nuestro ayuntamiento .

Para los viajeros y turistas debe ser un alto en el camino, visitando los lugares, de los que se hace una muestra en imágenes fotográficas que ilustran este apartado, y que solo son una pequeña muestra de la riqueza del Ayuntamiento da Baña.

Puede ir seleccionando la lista de nuestras parroquias para tener más información de cada una de ellas.

SAN VICENZO DA BAÑA
SAN XOÁN DE BARCALA
SANTA MARÍA DE ORDOESTE
SAN CIBRÁN DE BARCALA
SAN MAMEDE DE MONTE
SANTA BAIA DE LAÑAS
SAN PEDRO DE FIOPÁNS
SANTA MARÍA DE TROITOSENDE
SANTA CRISTINA DE MARCELLE
SANTA MARIÑA DO BARRO
SAN MIGUEL DE CABANAS
SAN CRISTOVO DE CORNEIRA
SAN MAMEDE DE SUEVOS
ERMIDA
SAN XOÁN DE RIBA
 

SAN VICENZO DA BAÑA

Situada en un valle privilegiado, la parroquia de San Vicenzo da Baña, por la que pasa el río Albariña, se encuentra bajo la protección de un escudo montañoso formado por un triángulo del que es vértice principal y vigía, el monte Santa Mariña. El río Albariña cuenta con tres afluentes que tienen sus fuentes en las aldeas del norte y del leste del ayuntamiento. Mezcladas sus augas con las del Albariña, fertilizan la cuenca de San Vicenzo para incorporarse despues al río Barcala y más adelante al Tambre.

Como consecuencia de esta suma de factores, la parroquia de San Vicenzo da Baña cuenta con unas tierras idóneas para practicar la agricultura y la ganadería, que hoy en día constitúen el principal -aúnque no el único- factor económico de la parroquia, en la que el sector secundario es sobre todo el sector terciario tienen un peso que cada año cobra más importancia y ocupa un mayor número de personas.

Cuenta esta parroquia con las siguientes aldeas: Paredes, Vesía, Guende, Fampousa, Salvande, O Castro, Xasoso, Canlís, Señor, Liñares, San Salvador, Vilarnovo y San Vicenzo da Baña, capital del ayuntamiento, que hasta 1968 fue filial de Ordoeste.

A Baña recibio el título de villa en el siglo XIX. Contaba con una iglesia parroquial situada en el propio lugar da Baña, que se encontraba en malas condiciones. Durante la visita pastoral de Simón Díaz de Rávago en 1772, se ordena el traslado de la pía bautismal y la figura del Santísimo para la ermida de NUestra Señora do Castro, que era santuario de la Virgen del Bun Acontecimiento. En 1778 y por orden del visitante Miguel Campo Quevedo en nombre del arzobispo Francisco Alejandro Bocanegro, se abandona definitivamente la igresia da Baña para convertir en parroquial la del Castro.

En la actualidad, la igresia parroquial es una construción de tipo monumental, y cuenta con un cementerio costeado por los Hijos da Baña residentes en la Habana, que en 1891 recaudaron fondos destinados a su construción. De la vieja iglesia de San Vicenzo no queda ningún vestigio. Los vientos de la historia derrumbaron sus paredes, enterraron sus imágenes y impregaron las piedras para otras construciones.

SAN XOÁN DE BARCALA

San Xoán de Barcala y la vecina parroquia de San Cibrán comparten el nombre con el valle en el que geográficamente se encuentran situadas. La de San Xoán, bañada en su frontera oeste por el río Barcala, es la más occidental de las dos y la más grande en extensión. Fue parroquia desde muy antigua, hasta que en 1668 paso a depender de Ordoeste. Merece la pena pararse a conocer mejor los lugares que forman esta parroquia, de nombres bien sugestivos: Arzón, Cores, Emes, Lameiro, Seone y Moldes. Segundo algunas opiniones, Seone es la derivación de San Xoán Apóstolo y los evangelistas.

En toda la extensión de esta parroquia, como también ocurre en el conjunto del Ayuntamiento da Baña, es frecuente encontrar muestras de la arquitectura rural más característica destes lugares: hórreos, a los que ya mencionamos en la vecina San Cibrán; palomares, casas grandes y pazos; y sobre todo, la arquitectura de carácter religioso: la iglesia parroquial, el peto de Arzón, cruceros y capillas.

El paisaje de San Xoán, fuertemente humanizado, está dominado por la presencia casi continua de bosques y prados. Como en otros puntos de la geografía atlántica gallega, el valle de Barcala é el resultado de la dedicación exclusiva al sector primario de sus gentes, que durante mucho tiempo solo podían escojer entre seguir cultivando la tierra o emigrar.

En la actualidad, y aunque su fisonomía permanece fiel a las ocupaciones del pasado, el valle de Barcala y en particular la parroquia de San Xoán, disponen de diferentes ofertas económicas para sus gentes, entre las que el sector primario hoy dominado por la ganadería, ya no representa el único horizonte posible. En la parroquia de San Xoán de Barcala y gracias a las importantes mejoras que se realizaron en los últimos años en materia de infraestructuras y comunicaciones, es muy frecuente que las economías familiares cuenten con ingresos derivados del sector secundario y terciario, este, en constante crecimiento y del que es buena muestra el prestigio del restaurante que existe en la parroquia, la grellada y otros negocios del sector hostalero. Ademas, cuenta con la presencia de un taller mecánico, un bazar y una farmacia; sin duda, como nacimiento de un núcleo urbano incipiente.

SANTA MARÍA DE ORDOESTE

Está situada en el centro geográfico del valle de Barcala. En esta parroquia existe un hecho importante, tiene aldeas al otro lado del río Barcala que pertenecen a Ayuntamiento da Baña mientras que en el margen izquierdo hay otras aldeas que pertenecen al Ayuntamiento de Negreira, caso de la casa de Antelo y de Eiroa, que solicitaron pertenecer a Ordoeste en el año 1864 y que no consiguieron.

Esta parroquia estuvo sometida a varios cambios a lo largo de la historia:

  • En 1123 el arzobispo Xelmirez la cámbia por la herdade de Oines (Arzúa) con la reina Urraca.
  • En 1868, se le sacan a Ordoeste los anexos de San Vicente y San Salvador da Baña, y le queda San Xoán de Barcala; este arreglo fue obra del arzobispo García Cuesta y del cura José Meiro García.

Los lugares que lo componen son: Rial, Reiverde, Paraxó, Guimaráns, Cruceiro, Couto Carballo, Cotobade, Canle e Busto.

Esta parroquia sufre duras contribuciones e impuestos a lo largo del siglo XIX; en 1809 requisa de ganado vacuno por orden del Gobierno para subministrar al ejército; y la desamortización.

Destaca de Ordoeste una gran religiosidade, que se hace patente en la cantidad de donativos por parte de los vecinos así como de los emigrantes.

La iglesia parroquial fue construída en diferentes etapas por lo que encontramos varios estilos, destaca el barroco y la torre de estilo neoclásico.

SAN CIBRÁN DE BARCALA

San Cibrán de Barcala conjuntamente con San Xoán de Barcala, ocupa el centro del valle del mesmo nombre, y se encuentra situada entre las parroquias de San Mamede de Monte, Santa María de Cobas y San Xoán. Está situada en un valle fértil donde llegan los ríos Barcala y también el Nantón.

La iglesia de esta parroquia está situada en un valle profundo y cerrado, con el campanario alejado de esta, en un sitio más alto para que los fieles puedan escuchar mejor las campanas, es único en todo el concello. Y todo esto rodeado de una hermosa carballeira, con carballos centenarios.

Esta parroquia, hoy, es un anexo de San Mamede de Monte, pero no siempre fue así. En el año 1334 tiene relación con los señores Soga Mariño de Lobeira dado que doña Leonor González, viúda de Ruy Soga, deja en su testamento una cantidade para reparar la iglesia. Esta familia entronca con los Mariño y con los Lobeira, que son los señores del pazo de Cotón y de otros de Barcala.

En el año 1607, parece que pertencía al arcediago de Trastámara, mientras que el de San Mamede de Monte pertencía al Mosteiro de San Martiño Pinario. En 1778, es motivo de disputa la pertenenecia de esta en el Tribunal Eclesiástico entre el Mosteiro de San Martiño Pinario y el arcediago de Trastámara.

En 1640, un visitante en nombre del cardenal Spinola, al comprobar el estado ruinoso en que se encuentra la iglesia, ordena que se hagan las obras necesarias y de no hacerlo, amenaza con excomulgarlos hasta que las realicen.

En 1971, es necesario realizar una nueva iglesia y el visitante en aquel momento ordena que los vecinos se sirvan de la igresia de Cobas para la misa y los sacramentos, cosa que no les parece bien a los vecinos de Cobas y hacen una protesta en la que no dejan su iglesia ni sus fondos para los de San Cibrán.

A finales del siglo XVIII, se hace la nueva iglesia, de estilo neoclásico, pero con renovación total, se pierden los viejos retablos y también muchas imágenes como la de San Blas y San Bartolomé, aúnque las mayores perdidas están en los objetos de ourivaría.

El patrón es San Cibrán, bispo de Cartago en el siglo III, que está muy unido a la menciña popular y a las supersticiones del famoso "Ciprianillo".

SAN MAMEDE DE MONTE

Está situada al borde del río Nantón, en la carretera que va de Negreira a Santa Comba pasando por el centro del ayuntamiento da Baña.

Se compone de las aldeas de Buchaín, Nantón, Rucheiro, Seilán, San Mamede, Duomes de Arriba e Duomes de Abaixo. De esta parroquia ya se hace referencia en el año 988; unos documentos reflicten que el monje Leodefredo le dona a la parroquia y todos sus lugares al mosteiro de Antealtares.

La iglesia parroquial sufre varias transformaciones, sobre todo a partir del año 1594, de ahí la presencia de varios estilos, que van desde el gótico tardío hasta un etilo manierista que se manifiesta en la capilla mayor y en los retablos. Ademas como construción religiosa hai que destacar que en Seilán, con motivo de las ferias que allí se celebraban, se construyo unha capilla, que primero fue de madera, en la que se oficiaba la misa los días de feria, y despues se construye la hoy existente, dedicada a la Virxe da Peregrina. Es en esta edifiación, la "carballeira", donde hasta los años 60 se hacían importantes transacciones, hasta que las ferias van desapareciendo.

Como construciones de carácter civil hai que salientar la presencia de "casonas" como la de Santiso (propiedad de familiares de los propietarios del pazo de Cores, en Barcala) y como la casa de Antelo. El asentamiento de la poboacion en Seilán se debió a la importancia de las ferias, y tuvo una importante época de auge comercial, así como otras empresas de albaniñería, carpintería y otros establecimientos.

SANTA BAIA DE LAÑAS

Se sitúa al otro lado del monte de Santa Mariña, deslizándose cara al río Tambre. É unla de las parroquias del ayuntamiento más accidentadas y por tanto sufre incomunicación; esto por un lado fue bueno, pues ayudó a que se conservasen tradiciones y costumbres ancestrales, así como obras de arte.

Los vestigios arqueológicos son muchos, la cultura castreña está presente en los castros de Meimendre e O Castro.

Los lugares que la componen son: Cantalarrana, muy cerca de la parroquia de Monte, O Castro, Lañas, Meimendre, Mundris, Prousor, Valiña, Vilar da Torre.

Es una de las parroquias más antiguas del ayuntamiento, en el documento Tructino del año 868 se hace mención de su pertenencia a si iriense.

Como parroquia eclesiástica no pertenece al arciprestado de Barcala sinón al de Dubra, fue jurisdición del Señorío de Santiago. El curato era presentación de Cabido Compostelán que recibía buena parte de sus riendas y cooperaba en los arreglos de la iglesia.

Como edificaciones artísticas destacan la iglesia parroquial con varios estilos que van desde el románico hasta el neoclásico de la fachada pasando por el barroco y también, en el lugar de Vilar da Torre, una capilla de veneración de Santo Antón con su hermosa carballeira.

La poblaciónn de Lañas se dedica casi sobre todo a la agricultura y a la ganadería, siendo ésta una de las principales fuentes de riqueza.

SAN PEDRO DE FIOPÁNS

Bañada en su frontera leste por las aguas del río Tambre -que junto al río Barcala son los grandes arquitectos naturales de nuestro valle- la parroquia de San Pedro de Fiopáns constitúe uno de los espacios más hermosos y pintorescos del valle de Barcala.

En el percorrido por su geografía, encontramos las mismas paisajes y la misma arquitectura que en el conjunto del Ayuntamiento da Baña. L presencia de los prados revela la importancia que en esta parroquia se le concede al sector primario -el protagonista económico indiscutible en toda la comarca de Barcala-; no entanto, su atractivo más destacado, lo encontramos en los núcleos rurales que componen esta parroquia: Alde, Estivadiña, Fiopáns, Troitomil y Vilar de Suso; donde es frecuente descubrir sus hermosos hórreos, algún palomar que aún resiste al paso del tiempo y las casas de labranza con sus alpendres tradicionales.

La arquitectura religiosa enseña su joya con la iglesia parroquial. Situada en San Pedro de Fiopáns, é de estilo barroco y en ella consta documentación desde el año 1777, aúnque su construción seguramente se remonta a varios años antes desa fecha. Merece la pena destacar la presencia de varios escudos de armas, seis dentro de la iglesia, y uno en el hórreo que se encuentra en la proximidad de la casa reitoral, testigos pétreos de la estrecha vinculación de esta parroquia con las familias nobles de la época.

SANTA MARÍA DE TROITOSENDE

Situada al borde derecho del río Tambre, limita con el Val do Dubra y con el Ayuntamiento de Ames. Se encuentra al otro lado del monte de Santa Mariña. Es muy fértil y de muchos bosques. Carré Aldao dixo dela: "Es una de las parroquias más hermosas y pintorescas".

Las aldeas que la forman son: Menlle de Abaixo, Menlle de Arriba, Portochán, Quintáns, Troitosende, Vilacova e Vilela.

La prehistoria dejo su señal, en la presencia del castro y de varios restos, hoy expuestos en el Museo de Pontevedra, como estrellas funerarias encontradas en la aldea de Eira de Mouros (Vilacoba), con gravados que se podrían considerar de época celta, de la segunda edad de hierro.

Eclesiasticamente, pertenece al arciprestado de Dubra y no está nada claro de quien fue presentación el curato, desde Jerónimo del Hoyo que dice que pertenecía al Cabido Compostelán, a Carré Aldao que dice que pertenecía a la Corona.

EL edificio de la iglesia pudo ser construído en el barroco (año 1707), pero existen restos de románico, como el muro sur de la capilla mayor, que hacen que se pueda determinar del siglo XII. A parte de esto, el resto de la obra estaría entre el barroco y el neoclásico.

Le afecta la guerra cos franceses en el año 1800; esta parroquia debe pagar una cotribución de noventa y seis mrs. para esta guerra, esta cantidad se incrementara en el año 1808.

Economicamente en la actualidad la población está vinculada al sector primario y compagina este trabajo con los otros sectores.

SANTA CRISTINA DE MARCELLE

Situada entre O Barro y Suevos, está atravesada por el río Albariña. En otro tiempo pertenecio a la jurisdición do Xallas, en la actualidad pertenece al arciprestado de Barcala.

Fue de los condes de Gimonde, título concedido por el rey Carlos III en 1765, se dice que este condado trae por armas las de los Cisneros.

Tiene Marcelle tres lugares: Vilar, Outeiro e Quinteiro con costumbres y tradiciones ancestrales. Se cuentan historias de las luchas carlistas que estuvieron vencelladas a algunas familias, se recuerda el caciquismo del siglo XIX en aquel dicho: "Dios no ceo e Xan Paredes en Marcelle".

En la manera de hablar se encuentra aún un tono xalleiro utilizando terminos que ya no se usan.

De sus monumentos se destaca la iglesia del siglo XVII, anterior a esta había otra de la que no se conserva nada. En 1622 se construyo la "capilla de Anxel da Garda", que la costeo Gonzalo de Turnes y su mujer, donde se ponen las sepulturas de sus padrs, hoy aún se conserva la devoción al santo Anxel da Garda, también se mantiene un retablo y una imagen.

La Iglesia se hace durante tres siglos pero con un estilo marcadamente barroco, con escasa decoración.

En Marcelle no existen ni ermidas, ni capillas, destaca un palomar en la casa reitoral que rompe con los modelos barcaleses, es de planta rectangular y se aprovecha la esquina del muro que circunda la dicha casa.

SANTA MARIÑA DO BARRO

Está situada en la ladera de la montaña más emblemática de ayuntamiento da Baña. La Santa Mariña es una montaña mágica, sagrada, que segundo las tradiciones populares orienta los vientos y las lluvias y que antiguamente recibió el nombre de Cebreiro, Páramos o O Barro.

En su cima hubo en otro tiempo, hasta finales del siglo XVII, una ermida en la que se rendía culto a Santa Mariña, probablemente como resultado de la cristianización de rituales ancestrales, seguramente de origen druídico. La capilla fue derrumbada en el año 1791 por orden del visitante, por mor de la dificultad para mantener economicamente el culto y también por culpa de las inmoralidades que segundo decían, se producían neste lugar el día en el que se celebraba la romería. La ermida fue substituída por una cruz y sus efectos incorporados a las mejoras de la iglesia parroquial.

En esta parroquia podemos admirar el pazo de los Leis, también conocido como casa do Barro. Se trata de una edificación probablemente del siglo XVI de planta rectangular y dos cuerpos en línea, uno de ellos con gárgolas en las esquinas. El pazo cuenta con una doble escalinata con balustradas de piedra y perteneció al marquesado de los Leis que obtuvieron el título en Mensina, el 12 de mayo de 1735. Se lo otorgó Carlos VII (futuro Carlos III de España) al mariscal de campo Bernabé Romeo de Leis, nieto de Pedro Romero de Leis, señor de la casa de Santa Mariña de Barro, en la Baña, provincia de la Coruña. En la actualidad, el pazo fue comprado y resturado por una familia no vinculada al marquesado de los Leis.

SAN MIGUEL DE CABANAS

Situada al nordés de la capital del ayuntamiento, tiene frontera con la de Marcelle, Barro y Lañas, con la que compite en número de cabezas de ganado.

Esta parroquia, que tiene por su frontera norte -la más extensa- al Ayuntamiento de Val do Dubra como vecino, le ofrece al visitante el especial atractivo de su paisaje -dominada por la presencia mítica del monte de Santa Mariña-, de su gastronomía y de su patrimonio que, como llevamos visto, consiste basicamente en un conjunto de elementos propios de la arquitectura rural: pazos, casas grandes, hórreos, palomares...; y de la arquitectura religiosa: iglesia parroquial, capillas y cruceros.

La parroquia de San Miguel de Cabanas aparece como parroquia matriz con el anexo de Barro desde finales del siglo XIX. Originariamente la iglesia parroquial dedicada a San Miguel albergaba algunas muestras de arte mayor con imagenes de Nosa Señora, San Bartolomé, San Roque, San Miguel, San Pedro y San Pablo. Desgraciadamente, unas obras de construción de un nuevo templo realizadas en 1943 provocaron la desaparición de estas imagenes y de otros elementos que no encajaban en las dimensiones del nuevo templo. La igleesia actual, de estilo ecléptico, es el resultado de la situación que se produció en el seno de la Iglesia Católica antes de Concilio Vaticano II, y de su indecisión entre los estilos más tradicionales y los más modernos. La iglesia, con una fachada barroca parecida a la que relizó Ferro Caaveiro para la iglesia de San Fructuoso en Santiago, se inauguró en 1950, se engadió la torre -inspirada en las compostelanas;ns- algún tiempo después.

Paralelamente se construye la casa reitoral y el centro cultural dando lugar a un conjunto parroquial de gran belleza y harmonía; sin duda, el mejor concebido de la comarca. Las piedras para la construción del conjunto fueron extraídas de las canteras de Lañas, Guimaráns y Cantalarrana, y transportadas sin labrar en carros del país, por las gentes de la comarca.

La Parroquia de San Miguel la forman cuatro aldeas: Cabanas, Guimaráns, Pazo y Igrexa.

SAN CRISTOVO DE CORNEIRA

Es la parroquia más occidental del ayuntamiento. Situada en el valle de Barcala, es lugar de paso a Costa da Morte, la ruta marina a Muxía. Limita al oeste con la parroquia de Riba y está bañada por el río Barcala.

Las aldeas que la componen son: Agromaior, Barreiros, Corneira, As Foxas, Ferraces, Outeiro, Piolla, Ponte Corneira, Vilanova, Vilar de Cerdeiras, Vilar de Cima y Vilariño.

Los restos prehistóricos están presentes en el petróglifo de "A Lagoa". Eclesiasticamente en el año 1607 era anexo de San Xoán da Riba. Como monumento histórico-artístico destacan la iglesia parroquial que corresponde al tercer tercio del siglo XVIII y a la capilla mayor que se construyo en el XIX. Sufrió varias transformaciones a lo largo del tiempo.

Otra construción representativa se encuentra en la aldea de Ferraces, "O Pazo"; con su palomar, pertenece a la familia Romero. En la actualidad presenta un estado ruinoso, pero conserva un patín con su corredor cuberto y las puertas ornamentadas con arcos conopiales y escudo ovalado que evoca a los Romero y a los Moscoso.

En la actualidad la población se dedica en parte a la agricultura y ganadería pero tambén destaca el sector maderero y el de la construción así como el sector servicios. La presencia de establecemientos es patente debido a ser zona de paso cara la costa.

SAN MAMEDE DE SUEVOS

El territorio en el que hoy distinguimos el Ayuntamiento da Baña es el o más "céltico" del país. Su toponimia: Francos, Suevos... alude a la presencia de los pos centro-europeos que ocuparon estas tierras antes o despues de la romanización. Segundo Manuel Murguía, estes dos pueblos aluden a los Kimrikas, antiguos pueblos de nuestra tierra, y para Carre Aldao, en estas aldeas vivirían los descendientes de los antiguos pobladores de la comarca. De estes tiempos, ademas de la toponimia, los restos arqueológicos entre los que destaca el castro conocido como "O Castillo".

La parroquia amosó desde siempre una alta religiosidade, llegado a contar con cuatro cofradías entre los siglos XVII y XVIII. La iglesia parroquial es de estilo neoclásico y empieza a construírse en 1767, aunque no se acaba de manera definitiva hasta el siglo XIX con el añadido de la sancristía.

La parroquia de San Mamede de Suevos se encuentra geograficamente en las tierras altas del río Xallas, pertenece al Arciprestado de Céltigos y al Arcedinato de Trastámara. Tiene una etensión de 7,5 km2 y la componen siete aldeas: Cruz, Choupana, Failde, Faxín, Reguengo, Francos y Suevos que, básicamente, encuentran su sustento en el cultivo de la tierra y en la explotación ganadera.

ERMIDA

Esta parroquia del Ayuntamiento da Baña, aunque fue suprimida eclesiásticamente, sigue figurando como tal a nivel administrativo. Tiene unha extensión de 4,4 km2 y se compone de tres aldeas: Edreira, Ermida y Gosende. Como evidencias de la larga antigüedad de estes lugares, encontramos la pegada de la cultura castrexa que en la edad de hierro dominaba Galicia, en un lugar conocido como Castro da Ermida o Castelo de la Ermida.

Como en la restante paisaje de la Baña, aquí es frecuente encontrar hermosas casas labregas con sus alpendres, eiras y hórreos, que en esta parte del ayuntamiento son de tipo xalleiro, también conocidos como de Coristanco o Fisterra. Su estructura se construye totalmente en piedra excepto el tejado. Las bases son columnas redondas acabadas co poco diámetro, detalle que les proporciona una innegable imagen de elegancia y esvelteza. Los tornarratos son redondos como las ruedas y encima de ellos se asienta el piso del granero. Los muros de cachotaría superpuesta no llevan ningún tipo de recibo. Generalmente la cubierta es de madera y el tejado se construye a dos aguas.

La paisaje, modificada por las actuaciones humanas, reflicte la principal ocupación de sus gentes: la ganadería y la agricultura, soportes económicos de la mayor parte de las familias de Ermida.

SAN XOÁN DE RIBA

Situada al noroeste del valel de Barcala, entre los cursos de los ríos Abuín y Barcala, tiene una extensión de 10,6 km2 y cuenta con doce aldeas: Bafadoira, Campelo, Carballeira, Costa, Ferreiros, Folgueira, Loureiro, Manle, Riba, San Xoán, Vigobo y Trece. Está situada cerca del valle y en la zona alta de la meseta, lo que la convierte en una de las parroquias más extensas del ayuntamiento.

En San Xoán de Riba encontramos la pegada de los antiguos pobladores de Galicia. El petroglifo de "Teixoeira" en la aldea da Carballeira, "Peña Miñato" en la aldea de Ferreiros y el conjunto de mámoas -restos de la cultura funeraria de los pobladores castreños- en el lugar conocido como "As Brañas de Ferreiros", testigos de la presencia humana en estas latitudes desde tiempos bien antiguos. La tradición oral de estas tierras habla de un poblamento que se localizaba en la proximidad de la laguna de las Brañas de Ferreiros, y que, por motivos desconocidos, se afundió en las aguas de la laguna. Hoy en día se encuentran restos de cerámica cuando por mor de las faenas agrícolas se abren canales en el terreno, quizas como prueba inequívoca de la existencia del poblado al que hacen referencia las leyendas.

La arquitectura religiosa tiene en San Xoán da Riba su máximo expoñente en la iglesia parroquial. Originariamente de estilo románico, sufrió varias remodelaciones entre los siglos XVII y XVIII. Como consecuencia de estas actuaciones, la iglesia es a día de hoy un conjunto de estilos entre los que pueden apreciarse en diferentes partes de su estructura, el barroco y el neoclásico.

En el aspecto económico, domina en esta parroquia -como en otros puntos de nuestra geografía comarcal- el sector primario. Con más de 1000 cabezas de ganado vacuno, la ganadería destaca como la principal fuente de recursos para las familias que habitan en estas tierras. La paisaje reflicte la actividad económica dibujando un mosaico de prados y bosques que lejos de resultar monótono, actúa como un eficaz bálsamo para la vista.

 
SAN VICENZO DA BAÑA

Situada en un valle privilegiado, la parroquia de San Vicenzo da Baña, por la que pasa el río Albariña, se encuentra bajo la protección de un escudo montañoso formado por un triángulo del que es vértice principal y vigía, el monte Santa Mariña. El río Albariña cuenta con tres afluentes que tienen sus fuentes en las aldeas del norte y del leste del ayuntamiento. Mezcladas sus augas con las del Albariña, fertilizan la cuenca de San Vicenzo para incorporarse despues al río Barcala y más adelante al Tambre.

Como consecuencia de esta suma de factores, la parroquia de San Vicenzo da Baña cuenta con unas tierras idóneas para practicar la agricultura y la ganadería, que hoy en día constitúen el principal -aúnque no el único- factor económico de la parroquia, en la que el sector secundario es sobre todo el sector terciario tienen un peso que cada año cobra más importancia y ocupa un mayor número de personas.

Cuenta esta parroquia con las siguientes aldeas: Paredes, Vesía, Guende, Fampousa, Salvande, O Castro, Xasoso, Canlís, Señor, Liñares, San Salvador, Vilyrnovo e San Vicenzo da Baña, caeliayuntamientconcellhastaque ateue968 foi filial de Ordoeste.

A Baña recibio el título de villa en el siglo XIX. Contaba con una iglesia parroquial situada en el propio lugar da Baña, que se encontraba en malas condiciones. Durante la visita pastoral de Simón Díaz de Rávago en 1772, se ordena el traslado de la pía bautismal y la figura del Santísimo para la ermida de NUestra Señora do Castro, que era santuario de la Virgen del Bun Acontecimiento. En 1778 y por orden del visitante Miguel Campo Quevedo en nombre del arzobispo Francisco Alejandro Bocanegro, se abandona definitivamente la igresia da Baña para convertir en parroquial la del Castro.

En la actualidad, la igresia parroquial es una construción de tipo monumental, y cuenta con un cementerio costeado por los Hijos da Baña residentes en la Habana, que en 1891 recaudaron fondos destinados a su construción. De la vieja iglesia de San Vicenzo no queda ningún vestigio. Los vientos de la historia derrumbaron sus paredes, enterraron sus imágenes y impregaron las piedras para otras construciones.

SAN XOÁN DE BARCALA

San Xoán de Barcala y la vecina parroquia de San Cibrán comparten el nombre con el valle en el que geográficamente se encuentran situadas. La de San Xoán, bañada en su frontera oeste por el río Barcala, es la más occidental de las dos y la más grande en extensión. Fue parroquia desde muy antigua, hasta que en 1668 paso a depender de Ordoeste. Merece la pena pararse a conocer mejor los lugares que forman esta parroquia, de nombres bien sugestivos: Arzón, Cores, Emes, Lameiro, Seone y Moldes. Segundo algunas opiniones, Seone es la derivación de San Xoán Apóstolo y los evangelistas.

En toda la extensión de esta parroquia, como también ocurre en el conjunto del Ayuntamiento da Baña, es frecuente encontrar muestras de la arquitectura rural más característica destes lugares: hórreos, a los que ya mencionamos en la vecina San Cibrán; palomares, casas grandes y pazos; y sobre todo, la arquitectura de carácter religioso: la iglesia parroquial, el peto de Arzón, cruceros y capillas.

El paisaje de San Xoán, fuertemente humanizado, está dominado por la presencia casi continua de bosques y prados. Como en otros puntos de la geografía atlántica gallega, el valle de Barcala é el resultado de la dedicación exclusiva al sector primario de sus gentes, que durante mucho tiempo solo podían escojer entre seguir cultivando la tierra o emigrar.

En la actualidad, y aunque su fisonomía permanece fiel a las ocupaciones del pasado, el valle de Barcala y en particular la parroquia de San Xoán, disponen de diferentes ofertas económicas para sus gentes, entre las que el sector primario hoy dominado por la ganadería, ya no representa el único horizonte posible. En la parroquia de San Xoán de Barcala y gracias a las importantes mejoras que se realizaron en los últimos años en materia de infraestructuras y comunicaciones, es muy frecuente que las economías familiares cuenten con ingresos derivados del sector secundario y terciario, este, en constante crecimiento y del que es buena muestra el prestigio del restaurante que existe en la parroquia, la grellada y otros negocios del sector hostalero. Ademas, cuenta con la presencia de un taller mecánico, un bazar y una farmacia; sin duda, como nacimiento de un núcleo urbano incipiente.

SANTA MARÍA DE ORDOESTE

Está situada en el centro geográfico del valle de Barcala. En esta parroquia existe un hecho importante, tiene aldeas al otro lado del río Barcala que pertenecen a Ayuntamiento da Baña mientras que en el margen izquierdo hay otras aldeas que pertenecen al Ayuntamiento de Negreira, caso de la casa de Antelo y de Eiroa, que solicitaron pertenecer a Ordoeste en el año 1864 y que no consiguieron.

Esta parroquia estuvo sometida a varios cambios a lo largo de la historia:

  • En 1123 el arzobispo Xelmirez la cámbia por la herdade de Oines (Arzúa) con la reina Urraca.
  • En 1868, se le sacan a Ordoeste los anexos de San Vicente y San Salvador da Baña, y le queda San Xoán de Barcala; este arreglo fue obra del arzobispo García Cuesta y del cura José Meiro García.

Los lugares que lo componen son: Rial, Reiverde, Paraxó, Guimaráns, Cruceiro, Couto Carballo, Cotobade, Canle e Busto.

Esta parroquia sufre duras contribuciones e impuestos a lo largo del siglo XIX; en 1809 requisa de ganado vacuno por orden del Gobierno para subministrar al ejército; y la desamortización.

Destaca de Ordoeste una gran religiosidade, que se hace patente en la cantidad de donativos por parte de los vecinos así como de los emigrantes.

La iglesia parroquial fue construída en diferentes etapas por lo que encontramos varios estilos, destaca el barroco y la torre de estilo neoclásico.

SAN CIBRÁN DE BARCALA

San Cibrán de Barcala conjuntamente con San Xoán de Barcala, ocupa el centro del valle del mesmo nombre, y se encuentra situada entre las parroquias de San Mamede de Monte, Santa María de Cobas y San Xoán. Está situada en un valle fértil donde llegan los ríos Barcala y también el Nantón.

La iglesia de esta parroquia está situada en un valle profundo y cerrado, con el campanario alejado de esta, en un sitio más alto para que los fieles puedan escuchar mejor las campanas, es único en todo el concello. Y todo esto rodeado de una hermosa carballeira, con carballos centenarios.

Esta parroquia, hoy, es un anexo de San Mamede de Monte, pero no siempre fue así. En el año 1334 tiene relación con los señores Soga Mariño de Lobeira dado que doña Leonor González, viúda de Ruy Soga, deja en su testamento una cantidade para reparar la iglesia. Esta familia entronca con los Mariño y con los Lobeira, que son los señores del pazo de Cotón y de otros de Barcala.

En el año 1607, parece que pertencía al arcediago de Trastámara, mientras que el de San Mamede de Monte pertencía al Mosteiro de San Martiño Pinario. En 1778, es motivo de disputa la pertenenecia de esta en el Tribunal Eclesiástico entre el Mosteiro de San Martiño Pinario y el arcediago de Trastámara.

En 1640, un visitante en nombre del cardenal Spinola, al comprobar el estado ruinoso en que se encuentra la iglesia, ordena que se hagan las obras necesarias y de no hacerlo, amenaza con excomulgarlos hasta que las realicen.

En 1971, es necesario realizar una nueva iglesia y el visitante en aquel momento ordena que los vecinos se sirvan de la igresia de Cobas para la misa y los sacramentos, cosa que no les parece bien a los vecinos de Cobas y hacen una protesta en la que no dejan su iglesia ni sus fondos para los de San Cibrán.

A finales del siglo XVIII, se hace la nueva iglesia, de estilo neoclásico, pero con renovación total, se pierden los viejos retablos y también muchas imágenes como la de San Blas y San Bartolomé, aúnque las mayores perdidas están en los objetos de ourivaría.

El patrón es San Cibrán, bispo de Cartago en el siglo III, que está muy unido a la menciña popular y a las supersticiones del famoso "Ciprianillo".

SAN MAMEDE DE MONTE

Está situada al borde del río Nantón, en la carretera que va de Negreira a Santa Comba pasando por el centro del ayuntamiento da Baña.

Se compone de las aldeas de Buchaín, Nantón, Rucheiro, Seilán, San Mamede, Duomes de Arriba e Duomes de Abaixo. De esta parroquia ya se hace referencia en el año 988; unos documentos reflicten que el monje Leodefredo le dona a la parroquia y todos sus lugares al mosteiro de Antealtares.

La iglesia parroquial sufre varias transformaciones, sobre todo a partir del año 1594, de ahí la presencia de varios estilos, que van desde el gótico tardío hasta un etilo manierista que se manifiesta en la capilla mayor y en los retablos. Ademas como construción religiosa hai que destacar que en Seilán, con motivo de las ferias que allí se celebraban, se construyo unha capilla, que primero fue de madera, en la que se oficiaba la misa los días de feria, y despues se construye la hoy existente, dedicada a la Virxe da Peregrina. Es en esta edifiación, la "carballeira", donde hasta los años 60 se hacían importantes transacciones, hasta que las ferias van desapareciendo.

Como construciones de carácter civil hai que salientar la presencia de "casonas" como la de Santiso (propiedad de familiares de los propietarios del pazo de Cores, en Barcala) y como la casa de Antelo. El asentamiento de la poboacion en Seilán se debió a la importancia de las ferias, y tuvo una importante época de auge comercial, así como otras empresas de albaniñería, carpintería y otros establecimientos.

SANTA BAIA DE LAÑAS

Se sitúa al otro lado del monte de Santa Mariña, deslizándose cara al río Tambre. É unla de las parroquias del ayuntamiento más accidentadas y por tanto sufre incomunicación; esto por un lado fue bueno, pues ayudó a que se conservasen tradiciones y costumbres ancestrales, así como obras de arte.

Los vestigios arqueológicos son muchos, la cultura castreña está presente en los castros de Meimendre e O Castro.

Los lugares que la componen son: Cantalarrana, muy cerca de la parroquia de Monte, O Castro, Lañas, Meimendre, Mundris, Prousor, Valiña, Vilar da Torre.

Es una de las parroquias más antiguas del ayuntamiento, en el documento Tructino del año 868 se hace mención de su pertenencia a si iriense.

Como parroquia eclesiástica no pertenece al arciprestado de Barcala sinón al de Dubra, fue jurisdición del Señorío de Santiago. El curato era presentación de Cabido Compostelán que recibía buena parte de sus riendas y cooperaba en los arreglos de la iglesia.

Como edificaciones artísticas destacan la iglesia parroquial con varios estilos que van desde el románico hasta el neoclásico de la fachada pasando por el barroco y también, en el lugar de Vilar da Torre, una capilla de veneración de Santo Antón con su hermosa carballeira.

La poblaciónn de Lañas se dedica casi sobre todo a la agricultura y a la ganadería, siendo ésta una de las principales fuentes de riqueza.

SAN PEDRO DE FIOPÁNS

Bañada en su frontera leste por las aguas del río Tambre -que junto al río Barcala son los grandes arquitectos naturales de nuestro valle- la parroquia de San Pedro de Fiopáns constitúe uno de los espacios más hermosos y pintorescos del valle de Barcala.

En el percorrido por su geografía, encontramos las mismas paisajes y la misma arquitectura que en el conjunto del Ayuntamiento da Baña. L presencia de los prados revela la importancia que en esta parroquia se le concede al sector primario -el protagonista económico indiscutible en toda la comarca de Barcala-; no entanto, su atractivo más destacado, lo encontramos en los núcleos rurales que componen esta parroquia: Alde, Estivadiña, Fiopáns, Troitomil y Vilar de Suso; donde es frecuente descubrir sus hermosos hórreos, algún palomar que aún resiste al paso del tiempo y las casas de labranza con sus alpendres tradicionales.

La arquitectura religiosa enseña su joya con la iglesia parroquial. Situada en San Pedro de Fiopáns, é de estilo barroco y en ella consta documentación desde el año 1777, aúnque su construción seguramente se remonta a varios años antes desa fecha. Merece la pena destacar la presencia de varios escudos de armas, seis dentro de la iglesia, y uno en el hórreo que se encuentra en la proximidad de la casa reitoral, testigos pétreos de la estrecha vinculación de esta parroquia con las familias nobles de la época.

SANTA MARÍA DE TROITOSENDE

Situada al borde derecho del río Tambre, limita con el Val do Dubra y con el Ayuntamiento de Ames. Se encuentra al otro lado del monte de Santa Mariña. Es muy fértil y de muchos bosques. Carré Aldao dixo dela: "Es una de las parroquias más hermosas y pintorescas".

Las aldeas que la forman son: Menlle de Abaixo, Menlle de Arriba, Portochán, Quintáns, Troitosende, Vilacova e Vilela.

La prehistoria dejo su señal, en la presencia del castro y de varios restos, hoy expuestos en el Museo de Pontevedra, como estrellas funerarias encontradas en la aldea de Eira de Mouros (Vilacoba), con gravados que se podrían considerar de época celta, de la segunda edad de hierro.

Eclesiasticamente, pertenece al arciprestado de Dubra y no está nada claro de quien fue presentación el curato, desde Jerónimo del Hoyo que dice que pertenecía al Cabido Compostelán, a Carré Aldao que dice que pertenecía a la Corona.

EL edificio de la iglesia pudo ser construído en el barroco (año 1707), pero existen restos de románico, como el muro sur de la capilla mayor, que hacen que se pueda determinar del siglo XII. A parte de esto, el resto de la obra estaría entre el barroco y el neoclásico.

Le afecta la guerra cos franceses en el año 1800; esta parroquia debe pagar una cotribución de noventa y seis mrs. para esta guerra, esta cantidad se incrementara en el año 1808.

Economicamente en la actualidad la población está vinculada al sector primario y compagina este trabajo con los otros sectores.

SANTA CRISTINA DE MARCELLE

Situada entre O Barro y Suevos, está atravesada por el río Albariña. En otro tiempo pertenecio a la jurisdición do Xallas, en la actualidad pertenece al arciprestado de Barcala.

Fue de los condes de Gimonde, título concedido por el rey Carlos III en 1765, se dice que este condado trae por armas las de los Cisneros.

Tiene Marcelle tres lugares: Vilar, Outeiro e Quinteiro con costumbres y tradiciones ancestrales. Se cuentan historias de las luchas carlistas que estuvieron vencelladas a algunas familias, se recuerda el caciquismo del siglo XIX en aquel dicho: "Dios no ceo e Xan Paredes en Marcelle".

En la manera de hablar se encuentra aún un tono xalleiro utilizando terminos que ya no se usan.

De sus monumentos se destaca la iglesia del siglo XVII, anterior a esta había otra de la que no se conserva nada. En 1622 se construyo la "capilla de Anxel da Garda", que la costeo Gonzalo de Turnes y su mujer, donde se ponen las sepulturas de sus padrs, hoy aún se conserva la devoción al santo Anxel da Garda, también se mantiene un retablo y una imagen.

La Iglesia se hace durante tres siglos pero con un estilo marcadamente barroco, con escasa decoración.

En Marcelle no existen ni ermidas, ni capillas, destaca un palomar en la casa reitoral que rompe con los modelos barcaleses, es de planta rectangular y se aprovecha la esquina del muro que circunda la dicha casa.

SANTA MARIÑA DO BARRO

Está situada en la ladera de la montaña más emblemática de ayuntamiento da Baña. La Santa Mariña es una montaña mágica, sagrada, que segundo las tradiciones populares orienta los vientos y las lluvias y que antiguamente recibió el nombre de Cebreiro, Páramos o O Barro.

En su cima hubo en otro tiempo, hasta finales del siglo XVII, una ermida en la que se rendía culto a Santa Mariña, probablemente como resultado de la cristianización de rituales ancestrales, seguramente de origen druídico. La capilla fue derrumbada en el año 1791 por orden del visitante, por mor de la dificultad para mantener economicamente el culto y también por culpa de las inmoralidades que segundo decían, se producían neste lugar el día en el que se celebraba la romería. La ermida fue substituída por una cruz y sus efectos incorporados a las mejoras de la iglesia parroquial.

En esta parroquia podemos admirar el pazo de los Leis, también conocido como casa do Barro. Se trata de una edificación probablemente del siglo XVI de planta rectangular y dos cuerpos en línea, uno de ellos con gárgolas en las esquinas. El pazo cuenta con una doble escalinata con balustradas de piedra y perteneció al marquesado de los Leis que obtuvieron el título en Mensina, el 12 de mayo de 1735. Se lo otorgó Carlos VII (futuro Carlos III de España) al mariscal de campo Bernabé Romeo de Leis, nieto de Pedro Romero de Leis, señor de la casa de Santa Mariña de Barro, en la Baña, provincia de la Coruña. En la actualidad, el pazo fue comprado y resturado por una familia no vinculada al marquesado de los Leis.

SAN MIGUEL DE CABANAS

Situada al nordés de la capital del ayuntamiento, tiene frontera con la de Marcelle, Barro y Lañas, con la que compite en número de cabezas de ganado.

Esta parroquia, que tiene por su frontera norte -la más extensa- al Ayuntamiento de Val do Dubra como vecino, le ofrece al visitante el especial atractivo de su paisaje -dominada por la presencia mítica del monte de Santa Mariña-, de su gastronomía y de su patrimonio que, como llevamos visto, consiste basicamente en un conjunto de elementos propios de la arquitectura rural: pazos, casas grandes, hórreos, palomares...; y de la arquitectura religiosa: iglesia parroquial, capillas y cruceros.

La parroquia de San Miguel de Cabanas aparece como parroquia matriz con el anexo de Barro desde finales del siglo XIX. Originariamente la iglesia parroquial dedicada a San Miguel albergaba algunas muestras de arte mayor con imagenes de Nosa Señora, San Bartolomé, San Roque, San Miguel, San Pedro y San Pablo. Desgraciadamente, unas obras de construción de un nuevo templo realizadas en 1943 provocaron la desaparición de estas imagenes y de otros elementos que no encajaban en las dimensiones del nuevo templo. La igleesia actual, de estilo ecléptico, es el resultado de la situación que se produció en el seno de la Iglesia Católica antes de Concilio Vaticano II, y de su indecisión entre los estilos más tradicionales y los más modernos. La iglesia, con una fachada barroca parecida a la que relizó Ferro Caaveiro para la iglesia de San Fructuoso en Santiago, se inauguró en 1950, se engadió la torre -inspirada en las compostelanas;ns- algún tiempo después.

Paralelamente se construye la casa reitoral y el centro cultural dando lugar a un conjunto parroquial de gran belleza y harmonía; sin duda, el mejor concebido de la comarca. Las piedras para la construción del conjunto fueron extraídas de las canteras de Lañas, Guimaráns y Cantalarrana, y transportadas sin labrar en carros del país, por las gentes de la comarca.

La Parroquia de San Miguel la forman cuatro aldeas: Cabanas, Guimaráns, Pazo y Igrexa.

SAN CRISTOVO DE CORNEIRA

Es la parroquia más occidental del ayuntamiento. Situada en el valle de Barcala, es lugar de paso a Costa da Morte, la ruta marina a Muxía. Limita al oeste con la parroquia de Riba y está bañada por el río Barcala.

Las aldeas que la componen son: Agromaior, Barreiros, Corneira, As Foxas, Ferraces, Outeiro, Piolla, Ponte Corneira, Vilanova, Vilar de Cerdeiras, Vilar de Cima y Vilariño.

Los restos prehistóricos están presentes en el petróglifo de "A Lagoa". Eclesiasticamente en el año 1607 era anexo de San Xoán da Riba. Como monumento histórico-artístico destacan la iglesia parroquial que corresponde al tercer tercio del siglo XVIII y a la capilla mayor que se construyo en el XIX. Sufrió varias transformaciones a lo largo del tiempo.

Otra construción representativa se encuentra en la aldea de Ferraces, "O Pazo"; con su palomar, pertenece a la familia Romero. En la actualidad presenta un estado ruinoso, pero conserva un patín con su corredor cuberto y las puertas ornamentadas con arcos conopiales y escudo ovalado que evoca a los Romero y a los Moscoso.

En la actualidad la población se dedica en parte a la agricultura y ganadería pero tambén destaca el sector maderero y el de la construción así como el sector servicios. La presencia de establecemientos es patente debido a ser zona de paso cara la costa.

SAN MAMEDE DE SUEVOS

El territorio en el que hoy distinguimos el Ayuntamiento da Baña es el o más "céltico" del país. Su toponimia: Francos, Suevos... alude a la presencia de los pos centro-europeos que ocuparon estas tierras antes o despues de la romanización. Segundo Manuel Murguía, estes dos pueblos aluden a los Kimrikas, antiguos pueblos de nuestra tierra, y para Carre Aldao, en estas aldeas vivirían los descendientes de los antiguos pobladores de la comarca. De estes tiempos, ademas de la toponimia, los restos arqueológicos entre los que destaca el castro conocido como "O Castillo".

La parroquia amosó desde siempre una alta religiosidade, llegado a contar con cuatro cofradías entre los siglos XVII y XVIII. La iglesia parroquial es de estilo neoclásico y empieza a construírse en 1767, aunque no se acaba de manera definitiva hasta el siglo XIX con el añadido de la sancristía.

La parroquia de San Mamede de Suevos se encuentra geograficamente en las tierras altas del río Xallas, pertenece al Arciprestado de Céltigos y al Arcedinato de Trastámara. Tiene una etensión de 7,5 km2 y la componen siete aldeas: Cruz, Choupana, Failde, Faxín, Reguengo, Francos y Suevos que, básicamente, encuentran su sustento en el cultivo de la tierra y en la explotación ganadera.

ERMIDA

Esta parroquia del Ayuntamiento da Baña, aunque fue suprimida eclesiásticamente, sigue figurando como tal a nivel administrativo. Tiene unha extensión de 4,4 km2 y se compone de tres aldeas: Edreira, Ermida y Gosende. Como evidencias de la larga antigüedad de estes lugares, encontramos la pegada de la cultura castrexa que en la edad de hierro dominaba Galicia, en un lugar conocido como Castro da Ermida o Castelo de la Ermida.

Como en la restante paisaje de la Baña, aquí es frecuente encontrar hermosas casas labregas con sus alpendres, eiras y hórreos, que en esta parte del ayuntamiento son de tipo xalleiro, también conocidos como de Coristanco o Fisterra. Su estructura se construye totalmente en piedra excepto el tejado. Las bases son columnas redondas acabadas co poco diámetro, detalle que les proporciona una innegable imagen de elegancia y esvelteza. Los tornarratos son redondos como las ruedas y encima de ellos se asienta el piso del granero. Los muros de cachotaría superpuesta no llevan ningún tipo de recibo. Generalmente la cubierta es de madera y el tejado se construye a dos aguas.

La paisaje, modificada por las actuaciones humanas, reflicte la principal ocupación de sus gentes: la ganadería y la agricultura, soportes económicos de la mayor parte de las familias de Ermida.

SAN XOÁN DE RIBA

Situada al noroeste del valel de Barcala, entre los cursos de los ríos Abuín y Barcala, tiene una extensión de 10,6 km2 y cuenta con doce aldeas: Bafadoira, Campelo, Carballeira, Costa, Ferreiros, Folgueira, Loureiro, Manle, Riba, San Xoán, Vigobo y Trece. Está situada cerca del valle y en la zona alta de la meseta, lo que la convierte en una de las parroquias más extensas del ayuntamiento.

En San Xoán de Riba encontramos la pegada de los antiguos pobladores de Galicia. El petroglifo de "Teixoeira" en la aldea da Carballeira, "Peña Miñato" en la aldea de Ferreiros y el conjunto de mámoas -restos de la cultura funeraria de los pobladores castreños- en el lugar conocido como "As Brañas de Ferreiros", testigos de la presencia humana en estas latitudes desde tiempos bien antiguos. La tradición oral de estas tierras habla de un poblamento que se localizaba en la proximidad de la laguna de las Brañas de Ferreiros, y que, por motivos desconocidos, se afundió en las aguas de la laguna. Hoy en día se encuentran restos de cerámica cuando por mor de las faenas agrícolas se abren canales en el terreno, quizas como prueba inequívoca de la existencia del poblado al que hacen referencia las leyendas.

La arquitectura religiosa tiene en San Xoán da Riba su máximo expoñente en la iglesia parroquial. Originariamente de estilo románico, sufrió varias remodelaciones entre los siglos XVII y XVIII. Como consecuencia de estas actuaciones, la iglesia es a día de hoy un conjunto de estilos entre los que pueden apreciarse en diferentes partes de su estructura, el barroco y el neoclásico.

En el aspecto económico, domina en esta parroquia -como en otros puntos de nuestra geografía comarcal- el sector primario. Con más de 1000 cabezas de ganado vacuno, la ganadería destaca como la principal fuente de recursos para las familias que habitan en estas tierras. La paisaje reflicte la actividad económica dibujando un mosaico de prados y bosques que lejos de resultar monótono, actúa como un eficaz bálsamo para la vista.